Vive la experiencia del Camino de Santiago en bici

[vc_row][vc_column][dfd_heading style=»style_01″ title_font_options=»tag:h2″ subtitle_font_options=»tag:h3″]

Hacer el mítico Camino de Santiago en bici es una experiencia maravillosa, llena de retos y de momentos que seguro no te querrás perder ¡Vívela ya!

[/dfd_heading][dfd_heading enable_delimiter=»off» style=»style_01″ title_font_options=»tag:p» subtitle_font_options=»tag:h3″]

En Bikefriendly hemos realizado el Camino de Santiago, tanto a pie como en bici, en diversas ocasiones, ya sea por motivos personales o de forma profesional, prestando nuestros servicios al peregrino. Pero la última de las experiencias vividas nos ha dejado recuerdos inolvidables… que estamos deseando revivir.

[/dfd_heading][dfd_spacer screen_wide_resolution=»1280″ screen_wide_spacer_size=»40″ screen_normal_resolution=»1024″ screen_tablet_resolution=»800″ screen_mobile_resolution=»480″ screen_normal_spacer_size=»40″ screen_tablet_spacer_size=»30″ screen_mobile_spacer_size=»20″][vc_single_image image=»19913″ img_size=»large» alignment=»center»][dfd_spacer screen_wide_resolution=»1280″ screen_wide_spacer_size=»40″ screen_normal_resolution=»1024″ screen_tablet_resolution=»800″ screen_mobile_resolution=»480″ screen_normal_spacer_size=»40″ screen_tablet_spacer_size=»30″ screen_mobile_spacer_size=»20″][dfd_heading enable_delimiter=»off» style=»style_01″ title_font_options=»tag:p» subtitle_font_options=»tag:h3″]

Cuando uno ha realizado un itinerario como el Camino de Santiago varias veces, sobre todo por motivos de trabajo, tiende a caer en automatismos y costumbres que, inevitablemente, pueden llegar a ocultar el significado y la importancia que tiene este viaje para millones de personas. Para evitarlo, nada mejor que compartir camino con personas que apenas hayan viajado y, ni mucho menos, hayan completado un reto similar en su vida.

Tal es el caso de nuestro último Camino de Santiago, realizado hace unos pocos meses en compañía de un numeroso grupo de mexicanos, muchos de los cuales nunca habían salido del continente e, incluso, de su propio país. Nos encontramos, además, con personas de condición física muy diversa, por lo que el viaje se convirtió en un reto apasionante… teniendo en cuenta que la ‘meta’ no estaba en Santiago, sino en Finisterre.

En este sentido, nuestro servicio de traslado de equipajes, de alojamiento en alojamiento, supuso un alivio (una ‘bendición’ decían ellos) para muchos de los integrantes del grupo. Sus muestras de agradecimiento hacia nosotros fueron la tónica general al inicio y fin de cada etapa, cuando les recogíamos la maleta y se la encontraban en la recepción del siguiente albergue en el Camino.

[/dfd_heading][dfd_spacer screen_wide_resolution=»1280″ screen_wide_spacer_size=»40″ screen_normal_resolution=»1024″ screen_tablet_resolution=»800″ screen_mobile_resolution=»480″ screen_normal_spacer_size=»40″ screen_tablet_spacer_size=»30″ screen_mobile_spacer_size=»20″][vc_single_image image=»19915″ img_size=»large» alignment=»center»][dfd_spacer screen_wide_resolution=»1280″ screen_wide_spacer_size=»40″ screen_normal_resolution=»1024″ screen_tablet_resolution=»800″ screen_mobile_resolution=»480″ screen_normal_spacer_size=»40″ screen_tablet_spacer_size=»30″ screen_mobile_spacer_size=»20″][dfd_heading enable_delimiter=»off» style=»style_01″ title_font_options=»tag:p» subtitle_font_options=»tag:h3″]

También nos ocupamos de gestionarles las comidas y cenas a todos aquellos que así lo desearan, con el fin de que solo tuvieran que preocuparse de pasar por la ducha, reponer fuerzas en un establecimiento especialmente reservado para ellos, y descansar hasta la siguiente jornada.

Pudimos compartir muchas de esas comidas y cenas con ellos, momentos divertidos provocados por las ingentes cantidades de comida que nos servían (ya sabéis cómo se come en el norte peninsular…) o por la ‘ligereza’ con la que los camareros les servían el vino del día (en México prácticamente es un artículo de lujo). También tuvimos nuestros ‘piques’ gastronómicos particulares… ellos nos retaron a probar algunos de sus chiles más picantes… y nosotros respondimos con orujo blanco. Digamos que la cosa acabó en tablas.

El paso por Santiago de Compostela y la visita a la catedral fue uno de los momentos que más emocionó a todo el grupo, pero donde realmente se les iluminó la mirada fue al llegar a Fisterra y culminar la ascensión hasta el faro que preside el cabo del ‘fin del mundo’. Lo habían conseguido, tras kilómetros y kilómetros de sufrimiento, rasguños y alguna que otra indigestión… allí estaban, frente a la inmensidad del océano. Y nosotros, compartiéndolo con ellos.

[/dfd_heading][dfd_spacer screen_wide_resolution=»1280″ screen_wide_spacer_size=»40″ screen_normal_resolution=»1024″ screen_tablet_resolution=»800″ screen_mobile_resolution=»480″ screen_normal_spacer_size=»40″ screen_tablet_spacer_size=»30″ screen_mobile_spacer_size=»20″][vc_single_image image=»19917″ img_size=»large» alignment=»center»][dfd_spacer screen_wide_resolution=»1280″ screen_wide_spacer_size=»40″ screen_normal_resolution=»1024″ screen_tablet_resolution=»800″ screen_mobile_resolution=»480″ screen_normal_spacer_size=»40″ screen_tablet_spacer_size=»30″ screen_mobile_spacer_size=»20″][dfd_heading enable_delimiter=»off» style=»style_01″ title_font_options=»tag:p» subtitle_font_options=»tag:h3″]

Y es que, como se suele decir, en ocasiones tienen que venir de fuera para recordarte la riqueza y el valor de lo que tienes dentro. Y el Camino de Santiago es uno de esos tesoros que debemos conservar para seguir compartiéndolo con el resto del mundo, pues es un vehículo inmejorable para estrechar lazos entre personas y culturas.

[/dfd_heading][dfd_spacer screen_wide_resolution=»1280″ screen_wide_spacer_size=»40″ screen_normal_resolution=»1024″ screen_tablet_resolution=»800″ screen_mobile_resolution=»480″ screen_normal_spacer_size=»40″ screen_tablet_spacer_size=»30″ screen_mobile_spacer_size=»20″][vc_column_text]Autor: Víctor Marcos, Comunicación y RRSS Bikefriendly[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

4 comentarios en “Vive la experiencia del Camino de Santiago en bici”

  1. Nosotros lo hicimos en bici en 1999. Y ya pudimos comprobar la picaresca… llegábamos a un albergue sobre las tres de la tarde. No podían asegurarnos el sitio para dormir hasta las ocho de la tarde más o menos, que llegaban los peregrinos a pié (en teoría). Y pudimos comprobar como muchos, que lo hacían en coche, dejaban el coche aparcado y llegaban andando. Esos, tenían sitio.
    Así que acabamos en pensiones, que por otra parte eran baratas y nos daban una comida casera muy buena.

    • Lo que cuentas es completamente cierto Montserrat, de ahí que resulte especialmente importante, sobre todo para la gente que viene de fuera y no conoce las ‘peculiaridades’ del Camino, contar con el asesoramiento de empresas profesionales para llevar todo atado y bien atado. Y mira, por otro lado, con el tema de las pensiones salisteis ganando… jejeje…

      Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

  2. Nosotros lo hicimos en bici en 1999. Y ya pudimos comprobar la picaresca… llegábamos a un albergue sobre las tres de la tarde. No podían asegurarnos el sitio para dormir hasta las ocho de la tarde más o menos, que llegaban los peregrinos a pié (en teoría). Y pudimos comprobar como muchos, que lo hacían en coche, dejaban el coche aparcado y llegaban andando. Esos, tenían sitio.
    Así que acabamos en pensiones, que por otra parte eran baratas y nos daban una comida casera muy buena.

    • Lo que cuentas es completamente cierto Montserrat, de ahí que resulte especialmente importante, sobre todo para la gente que viene de fuera y no conoce las ‘peculiaridades’ del Camino, contar con el asesoramiento de empresas profesionales para llevar todo atado y bien atado. Y mira, por otro lado, con el tema de las pensiones salisteis ganando… jejeje…

      Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros.

Deja un comentario