Desde un entorno privilegiado rodeado de montañas y magníficos valles que se extienden hasta el mar Mediterráneo, Brugarol desea compartir con todos los amantes de la bicicleta tres de sus magníficos espacios, en los que patrimonio cultural, arquitectónico, paisajístico y gastronómico se dan la mano, proponiéndote una oferta con alma propia.

Parte del equipo Bikefriendly ha estado en los tres establecimientos que se han adherido al Sello para realizar una sesión de fotos, que para algunos de nosotros ha sido mágica.

Estas son las sensaciones que nos ha dejado Brugarol …

CAN HERAS D’ADRI

Tres días han pasado desde nuestro encuentro con Can Heras. La entrada al Mas fue toda una sorpresa. Una puerta de hierro verde envejecida por los años nos da la bienvenida al majestuoso patio de Can Heras. Su elegante torre modernista nos deja boquiabiertos; escaleras de piedra centenarias en las que realizamos las primeras fotografías, de una sesión que quedará marcada para siempre en nuestras retinas.

El espacio Bikefriendly más indescriptible que hemos visto nunca. Una finca milenaria donde las piedras nos hablan de historias del pasado. Una restauración que ha respetado totalmente la arquitectura original, techos de madera, paredes de piedra, las bodegas y las cuadras en los sótanos, un auténtico viaje al pasado que contrasta con la modernidad de nuestras instalaciones.

La antigua cochera que albergaba los carros de madera más bellos de la zona, da la bienvenida a Bikefriendly. Un rincón inigualable tanto por su belleza atemporal como por su increíble historia vital, será quien cuidará de nuestras bicis.

En el momento en que te das cuenta del honor que representa para el ciclista el espacio elegido para él, es cuando comprendes lo increíble del lugar y el amor de sus propietarios por la bicicleta.

Una simple sesión de fotos se convierte en una interesantísima clase de historia sobre las generaciones familiares que han vivido en Can Heras y costumbres de la sociedad de la época.

Después de nuestra ruta en bicicleta nos esperan en la casa para cenar delante de la chimenea escuchando historias de la familia que antiguamente habitó esta casa. Memorias y leyendas que dejaron su huella esta comarca y que impregnan aún toda la casa.

Adentrarse en Can Heras es retroceder en el tiempo cientos de años. Silencio, paz, incomodidad cómoda, deseada por todos aquellos que viven un día a día frenético en medio del bullicio de la ciudad. Luz tenue, olor a leña quemada, madera, humedad de bodega y antigüedad,

Tres días han pasado desde nuestro encuentro con Can Heras y no podemos dejar de sentir la magia de ese indescriptible lugar. Hay casas que tienen personalidad, hay casas que te hacen sentir que están vivas, que respiran, que sienten, que desean ser amadas por aquellos que las habitan. Hay casas con vida propia y el Mas Las Heras es una de ellas.

El Mas nos amará a nosotros y a nuestras bicis. El espacio Bikefriendly es la caballeriza donde guardaremos nuestro carro, la bici; sus estancias se convertirán en rincones llenos de paz y Pap, en el mejor de los anfitriones, para unos huéspedes que llegarán cansados después de un intenso día pedaleando.

Han pasado tres días desde nuestra visita al Mas y todo el equipo sentimos que algún día tendremos que regresar.

BELL.LLOC

Mis compañeros bikers encargados de preparar el paquete de rutas ciclistas para Brugarol, me habían hablado de un lugar donde el tiempo se detiene. Una finca en medio del bosque envuelta por senderos, viñedos y pinares, donde la gastronomía al más puro estilo “empurdanès” es su mayor seña de identidad. Bell.lloc nos ofrece lo mejor de la gastronomía local cuidando de los alimentos desde el mismo momento en que la semilla empieza a germinar.

Huerta ecológica, animales criados en un entorno de harmonía y paz, viñedos y olivares bañados por el sol de l’Empordà, son la base de la cocina de la finca. Vino, aceite o quesos con denominación de origen Empordà, serán nuestro mejor premio al finalizar el día.

Salimos de la finca y recorremos senderos y caminos que a veces nos permiten ver el mar. Naturaleza en estado puro, diversión auténticamente mountain bike. A nuestro compañero Alberto, biker experto, le acompaña la familia; las risas y gritos de los más pequeños nos permiten disfrutar al máximo del sitio en el que nos encontramos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al finalizar la sesión de fotos, lavamos las bicis, las guardamos en el amplio espacio Bikefriendly y a descansar.

Al caer el sol, dedicamos la tarde a saciar nuestro amor por el “vino”. Nuestra guía es Pepi, directora del hotel y el alma de este lugar es quien nos muestra la impresionante estructura de sombras y luces de la bodega subterránea ubicada en la finca, diseñada por los arquitectos diseñada por RCR Arquitectos (premio Pritzker de arquitectura)

Oscuridad, silencio sepulcral, olor a bodega, hasta aquí nada fuera de lo normal pero, y si os digo; paredes de hierro oxidadas, bodega oculta bajo las raíces de sus propias viñas, botellas de un amarillo intenso colocadas simétricamente entre hierros asimétricos, salas subterráneas donde el sol se filtra en medio de impresionantes estructuras de hierro rojizo, formando unas hipnotizantes formas de sol y sombras ¿te lo puedes imaginar?

Un laberinto subterráneo que alberga las cavas y salas umbrías donde nos hemos reunido para compartir el placer de degustar el vino del lugar.

En la finca Bell.lloc podréis degustar además los productos de su propio obrador y que provienen de sus huertas y ganado. mermleladas caseras, miel, quesos, embutidos y su maravilloso aceite Brugarol. Una finca enteramente dedicada a ofrecer una experiencia entorno a los productos Km0, el trato familiar y exquisito y la exclusividad de estar en medio de la Costa Brava y al mismo tiempo en un paraje aislado y tranquilo, lejos del turismo y del bullicio.

HOSTAL LA FOSCA

(Espacio Bikefriendly a partir de Octubre 2019)

La Fosca es el nombre que recibe una de las playas más limpias y tranquilas de la Costa Brava catalana. Situada al norte de la localidad pesquera de Palamós, es el lugar perfecto para todo tipo de bikers y familia.

Nosotros hemos centrado nuestra sesión de fotos en una experiencia más de mountain bike y familiar, pero nos hemos quedado con las ganas de pedalear por algunas de las carreteras más tranquilas y cercanas al mar por las que hemos conducido estos días.

Nuestro equipo ha estado comiendo y cenando en el restaurante del Hostal La Fosca que ha apostado por una cocina mediterránea y de temporada basada en los productos que ellos mismos elaboran como son: el vino, el aceite o los quesos, junto a productos locales como las conocidísimas gambas de Palamós.

Un hostal ubicado en un lugar único rodeado de viñedos junto al mar, pinares de elegantes pinos piñoneros habitados por ardillas y gran diversidad de especies ornitológicas.

Unas cenas que nos han permitido gozar de unos relajados atardeceres mientras el xup-xup de la fideuá desprendía ese olor marinero inconfundible, haciéndonos saber que estábamos en el mejor lugar en el que podíamos estar.

Estamos deseando que el espacio bikefriendly esté en pleno funcionamiento para poder volver a disfrutar de éste magnífico lugar junto a nuestras bicis.

Deja un comentario