¿Cómo debo ajustar mi ritmo en una marcha cicloturista?

Una marcha cicloturista tiene éxito en la medida en que el ciclista tenga preparación y control. La ansiedad por el cumplimiento de nuevos objetivos suele convertirse en una trampa. El ritmo con el cual se afronte el circuito, está sujeto a otros condicionantes factibles de planificar. Entrenamiento, descanso, administración de la energía, conocimiento del terreno y otros factores, deben ser considerados con atención.

Factores que inciden en el ritmo de una marcha cicloturista

 

Estado físico

El ciclista debe estar consciente de sus propias posibilidades. El peso y el entrenamiento previo son muy importantes para conocer el ritmo que pueden llevar. Lo ideal es tener una preparación continua y progresiva.

De nada sirve comenzar una dieta estricta una semana antes. Mucho menos exigir el cuerpo con actividades excesivas los días anteriores a la marcha cicloturista. Por el contrario, estas acciones con seguridad traen complicaciones ese día. La persona no tiene las energías suficientes y la fatiga se hace notar con el pedaleo.

El descanso antes de la marcha también es una clave importante. Un sueño reparador la noche previa facilita un trayecto más enérgico. Asimismo, durante los cinco días anteriores es conveniente solo hacer un entrenamiento de activación muscular. Pero nada muy exigente, para que las piernas estén a nivel óptimo en la marcha.

Conocimiento del terreno y las duraciones

La visualización del recorrido es muy valiosa para la administración del ritmo. Los desniveles de las pendientes, las distancias y los perfiles de cada tramo, son datos fundamentales. Esta información permite una planificación de los esfuerzos que hay que hacer según sea la etapa. La organización mental del control del pulso y la resistencia aeróbica son posibles con el conocimiento del camino.

La duración pautada para la prueba es otro dato condicionante. El ritmo que se proponga cada ciclista está relacionado de forma directa con el tiempo estipulado o previsto.

Elementos extras

La sorpresa es un condicionante que no debería existir durante la marcha cicloturista. Un cambio de clima, una avería en la corona o la sed deben ser imaginados y planificados. Hay que estar preparados para todo tipo de imprevistos.

El pronóstico del tiempo indica cuál serán las condiciones climáticas. El hecho de contar con el equipo adecuado es de gran ayuda para una marcha cicloturista tranquila. Además, en la mochila no pueden faltar repuestos básicos para la bicicleta.

El agua y el líquido es un elemento vital. Antes de comenzar a padecer sed, es preciso beber agua. La hidratación constante es necesaria y le otorga al organismo nuevas energías.

Ritmo propio

El mejor consejo es llevar el ritmo con el que cada uno se siente bien. Las sobre exigencias, por lo general, terminan en lesiones. Es motivador tener objetivos a superar, sin embargo, es necesario que sean alcanzables. Toda la información previa permiteadministrar el ritmo de forma eficiente y saludable.

Deja un comentario